Micromicón de León Molina: la mejor poesía viaja ligera de equipaje

31.10.2018

Merece la pena conocer a un autor como León Molina a través de Micromicón, el título de su libro en nuestra colección Wasabi.

Una joya en sí mismo. Desde Takara Editorial invitamos a los lectores a descubrirlo.

En el blog del autor: El taller del arquero.

En Cuadernos del Laberinto.


"El micropema no es un género en sí mismo por mucho que todos los formatos breves de escritura en estos tiempos estén viviendo posiblemente un momento de esplendor. Aforismos, micropoemas, microcuentos, haiku, tanka y otros son escritos con profusión, se publican e incluso muchas editoriales ofrecen colecciones especializadas de estos tipos de escritura. En su difusión no cabe duda de que las redes sociales cobran un papel importante. Vivimos deprisa e hipercomunicados y estas píldoras de literatura funcionan bien con un estilo de vida.

Hay un elemento positivo en este fenómeno, el hecho de que esas brevedades puedan recibir atención y brillar por sí mismas. Porque muchas de ellas de gran valor las ha habido, las hay y las habrá. Podemos incluso considerar hasta qué punto muchas de estas perlas son lo que en realidad sobrevive tras el paso del tiempo de los textos más extensos en los que se integran. Hay quien considera que el pensamiento de los filósofos puede condensarse en una colección de aforismos, que de algunas novelas existen pasajes esplendorosos rodeados de muchos renglones superfluos, que de muchos libros de poesía esos versos que quedan en la memoria son su quintaesencia mejor destilada y más valiosa. Y seguramente es verdad aunque no sea toda la verdad.

Pero existe también un aspecto negativo, tal cual es la pretensión o la ilusión de que lo breve en sí mismo ya contiene esa destilación, esa decantación. Nada lo asegura. Al contrario, la extrema brevedad de un texto conlleva el constante peligro de no dejar sitio para donde los pies para no caer en el vacío de la intranscendencia. Y existe otro riesgo no menor con el que ha de vérselas el autor mínimamente consciente y responsable; el texto corto con frecuencia es vanidoso, pagado de sí mismo, petulante, pues pretende ofrecer esencias cuando con frecuencia no hay más que gotas de corriente agua vagamente perfumada.

Dísticos, monósticos, tercerillas, aforismos, han existido a lo largo de nuestra cultura, siendo en muchos casos obra de autores maduros que han conseguido ir depurando su capacidad expresiva y de pensamiento. No son pocas las perlas de este tipo que se engarzan en el largo collar de nuestras literaturas.

Vivimos pues un tiempo en que convergen ese antiguo y goteante acervo y la gran producción actual. Pero al final de todo vamos siempre a parar al mismo sitio, el texto, el poema. Toda defensa o toda crítica tendrá su réplica en el texto.

Los poemas breves, e incluso muy breves que contiene el presente libro se ofrecen ligeros de equipaje, casi desnudos, buscando la complicidad del lector y si la consigue, con ella, su fraternal entendimiento, que para eso se escribe todo poema, largo o corto".

León Molina


Solitario a mi lado

con esta soledad de ambos.

Diálogo de besugos. Soledad.

***

Te miré con maldad.

Y tu cara brilló

con una luz insoportable.



León Molina nació en Cuba en 1959 y vive desde su infancia en España. Ha publicado los libros de poesía Señales en los puentes (1994), Breviario Variable (1997), El son acordado (2004), Llegar (2010), El taller del arquero (2014), Un hombre sentado en una piedra (2016) Ruinas (2016) y un volumen de poesía reunida titulado Esperando a los pájaros del sur (2016). Además de la poesía ha mostrado su inclinación por otros formatos breves de escritura como el aforismo y el haiku. Como autor de aforismos ha publicado Mapa de ningún sitio (2015) y ha realizado la antología de aforismos Verdad y media. Antología de aforismos españoles del S XXI. Su obra en estos tres géneros aparece en distintas antologías de género de autores españoles.