Eternidad Provisional, esencia de Rosario Troncoso

18.12.2018


Hay una fragilidad aparente que se nos contagia desde las pequeñas cosas que nos rodean. Fragilidad de infancia que se aleja contra toda voluntad. De ventanas abiertas a la mañana con pájaros y niños. Fragilidad de un corazón escarchado de desamor, atenazado por los olvidos, aferrado aún a la mano del padre que supo conducir nuestros primeros pasos con mano firme y tierna.
"A veces esa mirada frágil se viste de poesía. Y la vivimos como si fuera nuestra, como si pudiéramos retener su lentísimo camino hacia el añico.
Puede que escribir no cure, no nos haga mejores, no solucione vidas.
Puede que leer no sirva para llenar el plato ni para evitar que nuestra carne acabe en las mandíbulas con que la realidad nos tritura implacable.
Pero escribir, leer, hacen más tolerable la grisura del mundo, la deslealtad de los hipócritas, el alejamiento de los que llenaron nuestra vida.
Son domingos por la tarde, pijamas de franela, viejas fotos, veranos que ya no alcanzan. Ciudad o pueblos con río y trenzas, árboles de infancia a los que encadenarnos.
Es " el cadáver de todo lo que fuimos",
"un solar desierto al sol".
Luz sombría de adioses con que la poeta de hoy sueña un ayer intacto de besos y de islas al tiempo que amamanta al más cálido de los presentes que crece hacia el futuro.
Es esta antología de Rosario Troncoso. Dulce, doliente, firme.

                                                                                                                            Pilar Blanco Díaz


Disponible en la Colección Wasabi.

Más sobre la autora:

En el blog de José Luis Morante, Puentes de papel